¿HOMOSEXUALIDAD Y CULTURA?: LAS MUJERES QUE NO AMABAN A LOS HOMBRES

Estimad@s: Comparto con ustedes un interesante artículo -publicado originalmente en el blog “UNA ANTROPÓLOGA EN LA LUNA”– que trata sobre cómo se entiende la diversidad sexual en las diferentes culturas, centrándose en este caso particular en “las mujeres que no amaban a los hombres”. Espero que lean completo el artículo y lo discutamos en clases.
__________________________________________________________________
“Mi vida era como la de un perro. No tuve otra opción que convertirme en un hombre. ¿Quién más aparte de mi, podría haberse ocupado de las necesidades de las mujeres y niños de la familia, cuando no quedaban más hombres?” 
Drane Markgjoni, albanesa.
 “Nosotros, a diferencia de la sociedad blanca, no desperdiciamos gente. Cada persona tiene un don”.  Joe Medicine Crow, indio Crow.
“Los chinos usaban el término pintoresco “mojinzi” (roce de espejos) para describir el comportamiento sexual lésbico. La imagen de dos superficies planas sin ningún tipo deintervención transmite efectivamente la idea del contactogenital entre dos mujeres.” 
Fang Fu Ruan, sexólogo e historiador.
Al leer “sexo” o “género” nos viene a la cabeza “hombre/mujer” y “masculino/femenino”, y si nos aparecen las ideas de la homosexualidad, la transexualidad, el transgénero, la pansexualidad… no estamos seguros de donde clasificarlos.La verdad es que muchos pueblos del mundo no tienen un vocablo específico para toda esta diversidad. En realidad, la palabra homosexualidad comenzó a ser utilizada sólo a fines del siglo pasado. Las opiniones sobre estos términos tienden a estar formadas por nuestras propias interrelaciones culturales de género y sexualidad, muy estrechamente relacionadas con lo biológico. Y es que también existen muchos más tipos de género que lo que nos parece “normal” en nuestra sociedad. Incluso mucho más tipos de sexos y sexualidades.

Parece que en nuestra sociedad el objetivo primordial es un matrimonio con una naturaleza exclusivamente reproductora, y ésto se remonta a la revolución agraria, cuando las sociedades estaban más necesitadas de mano de obra y por lo tanto de más nacimientos que asegurasen esta mano de obra en el campo. Y es a partir de aquí cuando otros tipos de relaciones comienzan a ser perseguidos institucionalmente.
Así mismo, el centro de la vida de la mujer es la maternidad y la reproducción. Pero debemos recordar que los homínidos no solo somos reproductores, de forma imprescindible somos también productores y cuidadores de vida. En otra entrada, escribí algunos ejemplos que rompen con esta estrechez de miras, pero casi todas ellas se referían a los biológicamente nacidos hombres.
En esta entrada, me centraré en la mujer.

ASIA Y LA SOCIEDAD DE LA ORQUÍDEA DORADA.

Los primeros jesuitas que llegaron al Japónquedaron “escandalizados” al ver la liberalidad con la que se vivía la sexualidad, especialmente las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, tanto mujeres como hombres. Todavía hay quien se escandaliza con las “estampas de primavera”(shungas) en las que se visualizaban las relaciones sexuales con total naturalidad, incluidas las homosexuales.En China, algunas creencias budistas habían fomentado una imagen positiva del lesbianismo. Creían que dos personas podían estar casadas en varias vidas sucesivas, por lo tanto, el amor lésbico indicaba que dos almas fueron pareja heterosexual en otra vida y que el destino volvió a unirlas. Ying Shao, prefecto de Taishan hacia el año 190, afirmó que se conocía como dui shi el acto que “relaciona a dos mujeres entre sí como marido y mujer”. En la mismísima corte imperial se realizaban casamientos grupales de lesbianas y existían una suerte de clubes exclusivos para mujeres denominadosAsociaciones de la Orquídea Dorada.
En esa época, las mujeres eran tratadas como sirvientas, las familias organizaban los matrimonios y no podían ni heredar ni ser titulares de ninguna propiedad. Pero en Guangdong la industria de la seda aumentó de forma notable. A menudo se contrataba solo a personas del sexo femenino, permitiéndoles así no sólo tener sus propios ingresos, sino también relacionarse entre ellas. A medida que empezaron a tener independencia económica, aumentó la práctica de la resistencia al matrimonio tradicional y prosperaron las socias de la Orquídea Dorada. Además, en la provincia también eran poco frecuentes tanto la tradición de los pies vendados, como la del infanticidio femenino. A esta sociedad acudían mujeres que deseaban formar una familia con otra mujer,casándose con ella.

Una vez formada la familia podían adoptar fácilmente, pues a la asociación acudían huérfanos o niños abandonados con la esperanza de ser adoptados. Se les consideraba como hijos propios y eran amados y educados como tal. Estas sí podían heredar de sus madres, proyectándose así la independencia económica a otra generación. En caso de enfermedad o muerte de una de las integrantes de la pareja, las demás mujeres de la asociación cuidaban de la superviviente, de su descendencia en caso de tenerla y de sus parientes.

LAS VIRGENES JURADAS DE ALBANIA.

Una “virgen jurada” o Burnesha, es una persona que decide vivir en la forma del sexo opuesto, mientras que niega categóricamente que jamás haya relaciones sexuales o matrimonio con otra. Siguen un código de ley conocido como Kanun que obliga a las mujeres a convertirse en los miembros masculinos de la familia, vistiéndose y siendo tratadas como tales. Son la única forma institucionalizada de cambio de género en Europa y tiene sus raíces en el código medieval de Lek Dukagjini, que rigió la vida social y económica de los montañeses albaneses católicos y musulmanes entre los siglos XV y XIX, después de las disputas mortales que redujeron la población de hombres.Este hecho ocurre en aquellos círculos familiares que carecen de una cabeza masculina, aunque también pueden estar motivadas por un feroz espíritu de independencia o porque es el único modo de eludir un matrimonio convenido. Aunque la toma del papel masculino debía realizarse de forma voluntaria, en realidad, a menudo la presión de los miembros del clan tenía una gran importancia. El juramento se prestaba tradicionalmente frente a los viejos del pueblo, compuesto por 12 hombres llamados garantes, cuya misión era vigilar el cumplimiento del juramento. National Geographic estima que hay menos de 100 vírgenes juradas en Albania y en las montañas cercanas de Kosovo, Servia y Montenegro.

Durante toda la historia moderna, en las montañas del norte de Albania, las mujeres gozaron de muy pocos derechos. Todavía hoy no pueden votar en las elecciones locales, no pueden comprar tierras, se les prohíbe el acceso a muchos oficios; en muchos establecimientos incluso ni siquiera pueden entrar. El Kanun dice: “Una mujer es un saco hecho para aguantar”. La pregunta «A je burrnesh?», escuchada como un saludo en el norte de Albania,significa «¿Eres tan fuerte como un hombre?»

Las vírgenes juradas tienen un sitio en el consejo, pero no tienen derecho a voto. Permite actividades vetadas a las mujeres, como portar armas, tener propiedades y libertad de movimiento. Además tienen derecho a heredar. Pueden participar en todas las actividades masculinas, excepto tener sexo. Gozan de las perrogativas másculinas, como la de ser servidas en la mesa por las demás mujeres o el consumo de alcohol o tabaco.

Una de ellas es Qamile Stema, que se convirtió en Qamil, su equivalente masculino. Es la hija pequeña entre ocho hermanas.

“Hice este sacrificio por mi mamá que se quedó sola porque mi padre murió muy joven y ella tenía que criarnos a nosotras”.

Qamile, que ahora tiene 88 años,  recuerda con nostalgia las largas charlas entre humo de tabaco en compañía de los hombres, cómo llevaba a pastar a las cabras, la temporada de producción de raki (aguardiente), los rezos con los hombres los viernes en la mezquita, momentos que nunca habría podido saborear siendo una simple mujer.

** SI QUIERES SEGUIR LEYENDO ESTE ARTÍCULO HAZ CLICK EN EL SIGUIENTE ENLACE:

Anuncios

4 pensamientos en “¿HOMOSEXUALIDAD Y CULTURA?: LAS MUJERES QUE NO AMABAN A LOS HOMBRES

  1. Que interesante el video, me encantó que los transexuales fueran respetados y libres de hacer su vida como mujeres. Me causa un poco de gracia que aprovechen su fuerza masculina para realizar labores domésticas más fácilmente, ¿qué pensaran los machistas de eso?.

  2. Me parece muy interesante, que culturas milenarias como la cultura China aceptara la homosexualidad sin mayor problema, permitiera la adopción sin poner alguna oposición y nosotros que supuesta mente somos muchos más evolucionados (o al menos, deberíamos) somos mucho más cerrados en torno a este tema, ya que los homosexuales son aún muy discriminados por la sociedad. Un ejemplo sería, como también sale mencionado en el artículo la adopción de niños en parejas homosexuales que aquí aún no se permite siendo que hay muchos niños que crecen y llegan a adolescentes sin tener a alguien al que pueda llamar ”papá” o ”mamá”. Es irónico ver que no somos tan desarrollados como debiéramos y que además, al abrir nuestras mentes podríamos mejorar la vida de los demás.

  3. Impresionante saber la diferencia inmensa que existe en la aceptación del 3er genero en comparacion con nuestra cultura que muchas veces por prejucios rechaza personas solamente por su tendencia, interesante saber que otras culturas mas que rechazo crean estas mujeres en cuerpo de hombres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s